[M] Ir al Menú de navegación

[C] Ir al contenido



Notas de prensa

El número de plantas de compostaje y la gestión de residuos de construcción e industriales, temas clave de la sesión de retorno del PIGRN en Olite

09-06-2016


·         Unanimidad en la necesidad de mayor separación de materiales para minimizar al máximo la fracción resto

 

·         Actualmente continúan valorándose todas las aportaciones recibidas antes de la redacción final del Plan

Los representantes de las Mancomunidades de la Zona Media pidieron ayer en Olite que el PIGRN 2025  no  limite a cuatro  las plantas de compostaje de materia orgánica para Navarra, y que valore la ubicación de otra más en el área de Ribera Alta y de una de unas 2000 toneladas en Valdizarbe. Desde Mairaga, por su parte, consideraron necesario un estudio exhaustivo de la necesidad de estas infraestructuras para el conjunto de Navarra. Técnicos, cargos electos y ciudadanía de las tres mancomunidades  recibieron ayer en Olite el informe de retorno con las primeras conclusiones y propuestas recibidas para el Plan Integrado de Gestión de Residuos de Navarra 2025, dentro del proceso de participación que promueve el Departamento de Medio Rural, Medio Ambiente y Administración Local del Gobierno de Navarra.

Los asistentes reiteraron su adhesión a los objetivos generales del Plan y, en concreto, a los referidos a la materia orgánica, pero consideraron que su tratamiento requiere otra zonificación distinta a la propuesta inicial del PIGRN, que  plantea cuatro plantas de compostaje locales en las áreas de Sangüesa, Doneztebe, Sakana y Pamplona. Al igual que en otras reuniones zonales de retorno, ayer volvieron a reiterarse aspectos como el rechazo a cualquier forma de incineración, la apuesta por la gobernanza conjunta pero manteniendo las mancomunidades, o la necesidad de establecer plazos y objetivos intermedios previos a los propuestos para 2025.

Uno de los temas más desarrollados en la sesión de Olite fue la propuesta del Plan de ampliar el contenedor amarillo de envases a contenedor de materiales, con el fin de aumentar la separación en origen. Fue unánime el posicionamiento a favor, en la línea de reducir así al máximo la fracción resto, aunque se expresaron también algunas dudas sobre su eficacia y la correcta respuesta ciudadana . Los técnicos del Departamento insistieron en la importancia del desarrollo de las experiencias piloto que plantean para su introducción gradual, concretando los materiales que se admitirán, y contando con la ciudadanía y con los propios gestores de envases. 

Como se recordará, otra de las propuestas iniciales del PIGRN es que el destino de los contenedores de envases y materiales, y el de la fracción resto de cada mancomunidad a unas instalaciones u otras se determine en función  de un análisis de huella de carbono. A este respecto, desde Ribera Alta se sugirió que, a la hora de hacer ese cálculo, se incluyan no solo variables como el transporte o el coste energético, sino también la repercusión ambiental del buen o mal funcionamiento de la planta.

Hay que recordar que el proceso de participación sobre el PIGRN aun no ha concluido,  y se ha iniciado el análisis y valoración de las aportaciones con el apoyo de un grupo de agentes externos expertos (nivel de participación 6),  por lo que ningún tema está  cerrado y se siguen valorando todas las aportaciones, incluidas las planteadas en estas reuniones territoriales de contraste y primer retorno.

LOS RESIDUOS INDUSTRIALES Y LOS DE CONSTRUCCION

Otra de las intervenciones consideró restrictivo que el PIGRN apueste por la gestión privada de los Residuos de Construcción y demolición, (RCDs) y de los Industriales, y que debería plantearse que fuera competencia de lo público, al menos a largo plazo. Los redactores explicaron la actual gestión privada de los RCDs poniendo el esfuerzo en el cumplimiento de la normativa y el control exhaustivo del tratamiento y vertido. Soluciones como la definición de las áreas de acopio, el destino del material hacia la restauración y mantenimiento de viales e incluso la definición de tasas específicas para los residuos de obras menores, volvieron a ponerse sobre la mesa como las más factibles a corto y medio plazo. 

 

En cuanto a  los Residuos Industriales,  los técnicos consideraron que la actual gestión privada en Navarra  es correcta y en la línea de la jerarquía de residuos, y garantizaron la transparencia y control de los  datos de este sector, que son públicos desde 2003.

Contacto

Padre Adoain, 219 bajo
31015 Pamplona (Navarra)
T 848 420 700 - F 848 420 753
info@ganasa.es


<< Volver a la página anterior



© GESTIÓN AMBIENTAL DE NAVARRA, S.A.

Padre Adoain, 219 bajo - 31015 Pamplona - Navarra - T 848 420 700 - F 848 420 753